viernes, 24 de junio de 2011

tratar de abrazar

"Cuando rechazas a alguien, o incluso simplemente sus ideas, lo empujas a encerrarse en su caparazón y a endurecerse en sus posiciones. ¿Por qué va a interesarse en lo que tú tienes que decir, si rechazas su punto de vista?"

Laurent Gounelle en una de sus novelas y entre tantos de sus "consejos" solapados bajo una historia siempre atrapante, es el verdadero autor intelectual de semejante premisa.  No sé si es una premisa, algo tenía que poner. En fin.  

La cuestión es que lamentablemente el tipo tiene razón. (abajo explico porqué lamentablemente).

Según él, tenemos que intentar abrazar el universo del otro; de ese otro que nos perturba, nos molesta, nos hace la zancadilla en el momento justo o nos hace sentir idiota con honores.  Sin embargo, sentarse a mirar al tipo que te humilla porque sabe que cedes frente a su tamaño o la conventillera que con sus gritos y amenazas inventadas quiere sacar algo de provecho de una situación en la que te han envuelto sin ton ni son... parece tarea para un cura, no para mí, definitivamente.


Y si bien puse arriba que el tipo tiene razón, es porque me ha convencido de ello.  Pero por muy convencida que yo ande por la vida, y acá viene mi lamento, tendría que hacerle leer a cada ulucapatá el librito este, para se proponga abrazar mi lindo universo y dejarme de joder.

Bueno, tengo de estas, 374 páginas con excelentes medidas de seguridad... mental.  A las órdenes, che.