martes, 31 de mayo de 2011

llegando al tercer piso...

Es una frase que vengo usando con todos mis colegas que entran a la tercera decena de años y hasta ahora, nadie me ha preguntado porqué se me ocurre decirlo así, nadie me ha dicho que no entiende a qué me refiero o, en el peor de los casos, nadie de los homenajeados hasta el momento ha leído mis felicitaciones :(

La cuestión es que poner el cero de nuevo para la mayoría es un gran cambio y sin embargo, se han quejado más a los 28 o 29 que ahora que cumplieron 30.  Andá a entenderlos! jajaja, son mis amigos, diría Amaral.

Si bien mis entradas a este blog siempre cuentan una anécdota de mi vida asociada a un hecho puntual que actúa de disparador para escribir de corrido lo que se me viene a la cabeza, esta es especial y seguro hablaré de mí más que en cualquier otra entrada.

Estoy F E L I Z!!!  De cumplir 30.  De llegar a los 30.  De estar feliz de estar feliz.  De haber llegado con mis sueños juveniles realizados.  Digo mis sueños juveniles, porque los seniles todavía no los pienso cumplir.   Me refiero a aquello que planéabamos con mis amigas: qué estudiar, dónde laburar, CASARNOS, ser MAMÁS, ser mujeres plenas y realizadas.  Seguir siendo amigas.

Cuando chica, en el ómnibus, un chofer tenía un calco que decía: 
"Tengo: perro, gato, loro, gallo, suegra, mujer e hijos... PIEDAD!"  A mí me daba gracia.  Ahora pienso que el que hizo ese calco no tendría nada de eso.

Cuando teníamos 17, andábamos en el Chevette azul eléctrico del papá de una amiga, que 2 por 3 nos dejaba a pata en el medio de la costanera... porque se quedaba seco de tanto vueltear con nosotras.  Éramos 5 féminas todas diferentes físicamente, disfrutando de la vida al máximo.  
Y curiosamente, otro chevette (creo que era gris) andaba con otras 5 muchachas... de más de 70!  
Y nosotras siempre decíamos: "Ahí vamos nosotras, dentro de 50 años, jajaaj", matándonos de risa y asombradas de la coincidencia.  De esto hace más de 10.  Hace tiempo que no las vemos más...

Lo único que no cumpliré es aquella promesa que me hice un día de cortarme el pelo a los 30. Ese corte tipo Lady Dí, aunque con más onda.  Creo que tengo que desistir de eso, porque desde los 18 pienso que mi cabeza y mi cara se podrían afinar y vamos en el sentido contrario.  Así que si me ven con el pelo más largo aún, no es que tengo una crisis existencial, es cumplir la promesa al revés y al grito de la moda, jaja.

Y en cuanto al diámetro, el área, el perímetro y el volumen de mi cabeza he comprobado con creces que es como los baldes: cuanto más grande más cosas entran.  No está comprobado científicamente, of course, pero es mi consuelo y me hace sentir más inteligente que yo misma con la cabeza más chica.

Así que bueno, en resumen: CUMPLO 30!  Otra amiga está chocha de que por lo menos, la alcanzo en la decena.  Me faltan 3 años para que Mamá empiece con el tema de que estoy en la edad de Cristo (no tengo idea de porqué jode tanto con eso, pero me va a joder desde las 6 am que nací hasta que cumpla 34).

Lo último amigos: 
Nací el día 6, del mes 6 a las 6 de la mañana.
 666 
Nunca se olviden de con quién están hablando. Por eso y para quien es el gran responsable de mi felicidad, va este video que me sintetiza en parte y los que me conocen bien... sabrán. <3