miércoles, 4 de mayo de 2011

Karol me devuelve el antón.

En una vieja entrada lo había perdido y declarado falsos beatos a varios... falsos beatos, qué va hacer!  Y no es que escriba llevada por sentimientos arrebolados de última hora, más bien, hay situaciones que me convencen de plasmar acá lo que siempre pensé de las cosas.

Lo del antón perdido fue motivo de discusión por varios flancos y me reservo las razones para no seguir discutiendo, ja.  Igual lo sostengo, no ando cambiando de opinión, cuando mis opiniones se formaron despacito hace tiempo, así que respetemos nuestro corazón.

Pero esta vez el júbilo de volver a sentir ese amor inconmensurable hacia alguien que nunca ví de cerca pero que vivió en mis tiempos; alguien que mis hermanos vieron y nos trajeron una calcomanía que todavía sigue en una ventana de mi casa paterna; alguien que no era mi Papá, pero era mi Papa.

Claro!  El sábado, un diario que observa mucho pero tiene una manga de insuficientes mentales escribiendo, por ejemplo, el que llamó "malograda" a Lady Di, que sin ser santa ni de cerca se abocó a las causas más nobles de la mano de los nobles de las causas humanitarias de este mundo.  Espero que lo de malograda (lo escribió en título y artículo) haya sido una referencia mal puesta sobre su boda, no sobre su persona. Y si lo de la moda le molesta, que se la banque.  Con sus propagandas millonarias de diseñadores también crecía la conciencia en esas cabecitas que se manejan en niveles frívolos. Y ayudaban. En fin.

Este diario en cuestión tuvo el acierto de sacar un dvd sobre la vida de Karol Wojtyła, MI PAPA. El de mi generación. Y en su agonía mucho de ese contenido empezó a difundirse mientras duraba la vigilia de su muerte, pero este compilado muestra de manera enfática cuáles fueron las causas que más le preocupaban a Juan Pablo II:  llevar el amor de Dios por el mundo; luchar contra la guerra; adorar a la mujer y sobretodo, estar cerca de los jóvenes.

"Si estás entre los jóvenes, serás joven". Y se rió.

Así que para mí, aquí hay un Beato de verdad.  Al fin!  


Juan Pablo Segundo te quiere todo el mundo!