lunes, 21 de marzo de 2011

ya no tengo antón

"Se me fué, estropeando todas las buenas prácticas orales, escritas, protocolares y otras.  Puede volver, pero por ahora, la naturaleza diligente, cuidadosa y emotiva, original e intelectual, que gusta de los modales distinguidos y ama lo posible y lo imposible, por ahora está de licencia.

¿Qué hizo que se escapara por mi orejas en forma de humo y no volviera enseguida?
Ese debió ser mi nombre durante mucho tiempo... y sin embargo hoy debería ser Eloísa u otro que signifique que uno se siente en pie de guerra."

¿Cuánto tiene que aguantar un ser humano básicamente racional hasta estallar en mil pedazos su paciencia y sentir que quienes tienen que apoyarlo en momentos lindos, feos o mediocres de la vida, son los que menos aparecen?

Nos vanagloriamos del celular, el msn, el face, el skype: Ah! sí, hablamos o hablamos!  Bah!  Puras promesas, palabras vacías.

¿Falsos beatos?  Sí, una gran cantidad se cuentan en nuestras iglesias, familias y círculos amistosos. Predican el amor, la tolerancia, la generosidad, etc, etc, todos valores que, al parecer, en algún lugar de su disco duro se encuentran y están perfectamente programados para aflorar cuando los demás miran.  Pero puertas adentro, hacen que el antón se nos vaya por las ramas...

1 comentario:

Kufa dijo...

Si habrá falsos beatos!