domingo, 27 de febrero de 2011

Acontecer futbolero.

Acá hizo un gol el cuadro de mi casa, por así decirlo.  Y menos mal, porque si pierde con el equipo más grande o con el que anda pisando el descenso, acá se visten de negro y bajan las persianas.  Es acá donde agradezco tener, por ahora, puras niñas en la vuelta pa neutralizar la cuestión.
Pero por ser féminas no dejan de ser de su cuadro y en honor a las enseñanzas paternas, dejarme pegada en cuanto ómnibus subimos que tenga pegado el otro escudo para lanzar un: "Puaghhhh!  caca fea!"  a voz en grito hasta los oídos del chofer, que seguramente tiene en ese calco un compañero de largas horas al volante.  
Además, entre mis bien amadas amigas, soy la única que convive con este tipo de fanatismo agudo-crónico que se intensifica si lo menciono.  Schhhhhhhhhh!
Y mientras sigo escribiendo, también sigo orando para que el resultado no se altere, porque en un rato salimos de paseo y no quiero caras largas ni avinagradas y menos por una camiseta. A no ser que sea una D&G. Ja.

1 comentario:

Juan Diego dijo...

Acá hizo un gol Nacional. El más grande, por así decirlo. Al ser el equipo más grande, siempre que pierda con alguien será con un equipo inferior. Y si perdemos, no cerramos ninguna ventana, porque el orgullo de pertenecer al primer club criollo de América, es una alegría superior a cualquier resultado.
Yo me pregunto, cual es el deporte de los hombres de tus más amadas amigas? El hockey? La bolita cuadrada? Acaso practican el badmington?
Mientras sigo escribiendo, sigo orando para que este amor no se altere. El amor hacia el Tricolor, y hacia vos!