viernes, 2 de diciembre de 2011

tiempo de poemas I

Si supiera el alma mía
Que aún te busco en los rincones
Donde nuestros corazones
Se besaban con dulzura
Y cantaban con alegría.

Que tu espacio sigue vivo
Que tu hueco sigue lleno
Tus ojos aún me miran
Tu boca tiene mi beso.

Si mi espíritu supiera
Que es el tuyo el que acompaña
Tus manos las que sostiene
Tu voz la que canta y canta…

El quebranto de mi vida
No tendría más sentido
Ni mi llanto, ni mi miedo
Ni mi estúpido gemido.

Pero no sabe, mi vida,
Mi alma no se ha enterado
Es por eso que te busca
Por eso que sigue errando.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Tiempo de balances... con el contador.

Se acercan estas fechas y es tiempo de balances... a todos les gusta escribir sobre esto, pensar sobre esto, leer lo que otros escriben o hacerse el desentendido porque todos los años es lo mismo.

Y lo peor de todo es que usamos la palabra "balance", que no digo que esté mal empleada, pero mejor lo estaría si fuéramos lo bastante prácticos como para darnos cuenta de que el balance real que tenemos que hacer es con la billetera y no solamente con la conciencia de nuestros actos durante el año.

Ya empezaron los chirimbolos navideños (que me encantan y a mis hijas más); no pude resistir la tentación de comprar un angelito de hojalata dorado, pero antes de pasar por la caja, dejé las dos tazas navideñas (ahora se llama mugs) que mis retoños se empeñaron en comprar aduciendo con todas las de la ley que las iban a usar, cuestión dudosa porque lo único dibujado que tenían eran unos tristes pinos. Pero además, viendo que llevan medio litro cada una y que acá todo se llena hasta arriba, otra que balance tuve que hacer. 
Pa juera las tacitas.  Igual, ellas entendieron la explicación de lo innecesario de la compra, cuestión que anotaré en el balance "espiritual" del año: "Logré por 10 minutos que el consumismo sea mal visto por las cabecitas frescas."

Ya empezaron a taparnos de juguetes chinos, de manteles rojos y verdes, de cintas que no sé en qué momento se pusieron de moda pero que salen un huevo, de animales que nada tienen que ver con la navidad pero con una manito de brillantina ahí entran.

Y nosotros ya empezamos a ver, a mirar, a toquetear... cartel al que nunca le damos bola.

 Mi padre, comerciante él, tenía una clienta que siempre llevaba su hijo pequeño.  El comercio era un bazar, esos donde ahora uno puede leer el cartel: "niño rompe, mamá paga"... y papá???  bue, en fin.  Papá fue más práctico.  Como también es electricista, vió que la cosa por la vía diplomática no iba, el niño tocaba y tiraba todo lo que podía y a la clienta había que mantenerla. ¿Qué hizo? Observó cuál era el objeto preferido del nenito, ese que tocaba primero y desencadenaba la ola mental de tocar todo lo demás.  Observó, pensó, premeditó y triunfó.  La clienta siguió comprando regularmente, el niño siguió acompañando a su madre pero no tocaba ni el piso.
El artículo en cuestión pasó a dar unos pequeños voltios de corriente... qué pena, tan lindo que estaba pa tocar!

Eso es lo que tendríamos que hacer con nuestra mente... una corriente eléctrica que nos prevenga de que estas fechas son para no irse de mambo en los balances sentimentales, pero mucho menos con el balance de la economía del hogar.

Y ahora lo difícil es encontrar un villancico que hable de este tema... a ver si lo encuentro.

Salú!

sábado, 17 de septiembre de 2011

Changement de pied

Foto: Nikolay Krusser
Lo poco que sé de francés lo estoy volviendo a aprender en el ballet, que también estoy volviendo a aprender.  Hace unas semanas recibí la divina noticia de que gente como una (¿?) podíamos ir con Verónica para volver a ser Angelina Ballerina.  Y ahí andamos.  Arrancamos como 9, tres se enteraron de que estaban embarazadas en las primeras dos semanas y el resto se turna entre lumbalgias, rodillas inflamadas, metatarsos desplazados y cervicales complicadas... en fin.  Lesiones propias de la edad a la que una se le ocurre volver a las tablas. Pero el resto anda divino, no todo es drama.
Por eso esta entrada la estoy escribiendo cómodamente sentada con un almohadón eléctrico Olmos, que vibra y da calor... y tiene como 50 años.  Si quedo electrocutada y me rostizo en este momento, espero haberle dado "publicar entrada" antes.

Y bueno, se supone que somos experimentadas y entendemos cuando nos hablan en francés y tenemos que darle al paso para no quedar pegadas.  Pero, terminamos chocando entre nosotras y la profe paaaaaaara la música para explicarnos a gente de 25-35 pirulos como si fuéramos niñas de nuevo. Linda experiencia. Linda, linda. De verdad.

"Changement de pieds" (lo saqué del google, ¿eh?, una cosa es entender y otra es poder escribirlo bien) dijo la prof, y eso fue lo único que agarré y que recordé de mis 12 años.

Significa cambiar de pie en un salto donde uno sube con un pie adelante y ese luego baja atrás.

Significa cambiar de pie. 

Y como desde hace un tiempo ando mística superficialmente hablando, es decir, toda la mística que saco sale de "Eat, pray, love" o de "Sabrina", pero bueno por algo se empieza y se puede seguir por ahí; me he puesto a pensar que no solo entre mi malla sudada al final de la clase hago el changement. Supe que cuando uno piensa en otra persona y le envía luz y amor, independientemente de lo que esa persona sea para nosotros, estamos sanando el alma y habría que creer que esos deseos le llegan al destinatario.

Putear un poco menos, me lo ha dicho mi "gurú" Irmita, consejo que el masculino que habita en mi casa le debe estar agradeciendo.  Yo puteo por casi todo y a grito pelado.  Cuando me pego, cuando me pincho, cuando se me vuelca la leche... menos en la clase... soy bien educadita pero saco para afuera de esa forma.
Como el día que llegábamos de no sé dónde y lo primero que hizo la perra fue mear en la alfombra de contenta que estaba de vernos.  Irreproducibles palabras brotaron del fondo de mi garganta mientras mi marido, en la vereda todavía, intentaba explicarle algo a una vecina que se acercó.  Cuando él entró y yo estaba más tranquila despues de la descarga de improperios, le digo: "la perra me meó toda la alfombra!"... "ya nos enteramos, amor", me dijo.


Changement de pieds. Buena idea para empezar a pensar en lo que pensamos que nos hace bien, pero nos hace mal.  Hacer ejercicio. Gimnasia mental para ver si cambiando el paso, cambiamos algo que nos haga sentir más plenos y no haga decir a los vecinos: "ahí vá la loca de al lado", sobretodo cuando me ven de calza, calentadores y rodete.

Gracias a Irma por hacerme ver que todo lo que enviamos, vuelve en la misma forma. Por guiarme a cambiar el paso.
Gracias a Verónica por volver a enseñarme el changement de pied y a resignificarlo.

sábado, 27 de agosto de 2011


Alguna vez escuché decir a alguien: “soy apolítico”.
Enseguida sonó el retruco: “en la vida todo es política”.
Bueno, entonces será “apartidario”, “sin bandera”.
No! A alguno botará… o es un anarquista.
En fin.

Por la pinta compralo y tirá la boleta.  Después, mirá que no hay reclamo.

“Toma fama y échate a dormir.”

YO SOY LIBRE. MI VOTO ES SECRETO.

Mi manera de ser puede virar en ambos sentidos y cada quien, me ve con el cristal que tiene en mano.

YO SOY LIBRE. Y SOLAMENTE A MÍ ME COMPETE.

Puedo escucharte con respeto y repudiarte en lo profundo.  O también puedo aplaudirte.

YO SOY LIBRE. ESO NO ES HIPOCRESÍA.  NO ES MÁS HONESTO QUE YO EL QUE DICE LO QUE VOTA.

Esto no es más que una campaña contra la discriminación política…

YO SOY LIBRE.  PUNTO.

martes, 16 de agosto de 2011

todo tu mundo... cambia

Llueve.  Mucho.  Y entre el ruido que hacen las gotas contra las hojas del lapacho que está afuera, suena también la dulce voz en francés  de Carla Bruni.  No suelo trabajar escuchando música porque me pongo a cantar y me distraigo, pero como de francés no entiendo un pomo no me preocupa la distracción.
Ahora sólo pienso en la tranquilidad de este momento y en los nervios de un alma querida que mañana será Mamá por vez primera… y se convertirá en dos almas.  Pienso en mi tranquilidad y su ansiedad; en mi seguridad de que todo estará bien porque tengo dos almitas acopladas y en su incertidumbre por la llegada de la suya nueva.
Paró la lluvia.   Y sigue sonando la música francesa, esta vez entiendo un “tute le monde” o algo así (evité buscarlo en google, clap, clap) y pienso que tute le monde de mi amiga cambia mañana y junto con el de ella, el nuestro también: el de su círculo de amor, de amistad, de energía, de femineidad que nos rodea como un halo invisible pero fuerte como un escudo forjado.
Va cayendo la noche y la certeza de que mañana llega una vida nueva a nuestro círculo, que nos cambia para siempre, que nos hace uno más, se hace cada vez más cierta, más intensa y aguda.
Amiga, no temas que el devenir de la vida nos encuentra juntas; piensa en las que pasamos por el puente de un parto y llegamos sonrientes a la otra orilla.
Amiga, fuerza.
Mañana seguramente, no llueva.


domingo, 17 de julio de 2011

sin pena, sin garganta, con GLORIA!

una "crónica" distinta...

Nunca había visto jugar a Uruguay en vivo y en directo.  Y si hubiera tenido que elegir alguna selección, antiyer, diría mi abuela, elegía la del Príncipe "inmENZO" Francescoli en la Copa América 95 cuando el Estadio Artigas de mi ciudad se vistió para esta misma copa y yo vi a Uruguay salir campeón de algo.  Pero ayer cambió todo.  

Ayer ví jugar a los campeones.

En menos de un mes volví a Santa Fe, ciudad que alberga un puñado de sangre materna y a la que no nos costó nada volver, sin que estuviera planeado.  En el Puente Paysandú - Colón (la sanducera soy yo), ya se escuchaba a los gendarmes decirle a otros compatriotas que llevaran la "tanguita" puesta, que Argentina se hacía una fiesta con nosotros... no haber visto bien el nombre pa'esperarlo a la salida, jaja.  Las siguientes paradas en ruta por parte de la policía argentina, trámite frecuente y engorroso porque te hacen sacar el matafuego de donde lo traigas y hasta carné de salud te piden si se les canta, esta vez vinieron en tono de broma, sin pedirnos ni siquiera documentos, contentos de la victoria segura que rumiaban desde temprano.

Arrancamos nuestro viaje una comitiva de Salteños parientes (mi esposo, mis cuñados varones y un amigo-primo) y yo, la casi inexperiente en cuestión de estadios, que cuando ví la luz al salir del túnel en el "Cementerio de los elefantes" casi me voy de nariz pa'abajo por lo empinado de la tribuna y por el magnetismo inevitable de una cancha preciosa, que empezaba a inundarse con la sombra de la tardecita para resurgir entre las nuevas luces especialmente colocadas para esta Copa.
Un estadio todito vestido de celeste porque somos hermanos incluso en los colores.  El Daddy Brieva un santafesino de ley que hizo sus monólogos que me roban carcajadas, esta vez no lograron sacarme una sonrisa porque no entendía por el eco... y el oído no fue el único sentido que me fallaba en la cancha, buen momento para perderlos!
Los Palmeras agitando, tampoco lograron gran cosa.  Las expectativas eran todas para el derby.
Después de dos incursiones de las selecciones para el reconocimiento del terreno (cómo estamos eh?!), siempre simpáticos, siempre mirando nuestra tribuna, siempre humildes... Divinos! -soy mujer, no esperen otro tipo de adjetivos-.
Y salieron las selecciones, y el Zurdo Bessio se aprontó para entonar nuevamente el himno a capella, con la selección girada para mirarnos a nosotros que cantamos con el alma (bastante peor que el Zurdo) y que fuimos absolutamente respetados por los hermanos argentinos en un gesto digno de nuestra fraternidad.  Otro tanto hicimos con el Negro Lavié, que cantó una versión larga (como la primera vez nuestra) que emboló a un pueblo y que dejó en evidencia que hay que acortar.
Y empezó el partido y el segundo de mis sentidos que me fallaba: la vista.  No es un secreto que no veo un pomo y es cierto que no quise llevar los lentes, pero al único que distinguía bien era a mi adorado Muslera, que siempre defendí, que se pone el flúor por cábala o para que yo lo vea, ja, y que jugó el partido de su vida.
Y al primer gol, terminé perdiendo la voz por culpa de un grito que me agarró desprevenida porque salió de un lugar de mi alma que nunca había escuchado:  GOOOOOOOOOOOOOOOLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLLL!!!!!!!!

Y cómo salió el partido ya se sabe: como hacemos siempre, sufriendo hasta lo último.
Pero el Bruno Peña que lo miró desde el pecho del Aco y le agarraba las manitos a Muslera; mi Milagrosa futbolera que no me falla con los penales y la gorra de lana innecesaria que se puso el Agus, las cávalas reconocidas por mi grupete, hicieron lo suyo, como los huevos que pusieron los Charrúas que estaban en la cancha.

De cara a la tribuna.   Ellos y nosotros cantamos con toda el alma.
La salida demorada, entre un cordón policial de más de dos cuadras y entre las miradas de los vecinos con una mezcla de dolor y admiración.  Silencio... mientras pasabamos "los hinchas" uruguayos entre una feria de choripanes y banderas que nos transportaron al Baño del Papa y  el sentir algunas voces que nos felicitaban sinceramente.  Como el vendedor de flores que le dijo a mi cuñado: "Felicitaciones, Hermanito.¡Hermanito!  ¡Esos son huevos!  No como las estrellitas nuestras que necesitan ver euros para darnos una alegría.  Hermanito!  ¡Que salgan campeones!".

Para mí, ya lo somos.


viernes, 24 de junio de 2011

tratar de abrazar

"Cuando rechazas a alguien, o incluso simplemente sus ideas, lo empujas a encerrarse en su caparazón y a endurecerse en sus posiciones. ¿Por qué va a interesarse en lo que tú tienes que decir, si rechazas su punto de vista?"

Laurent Gounelle en una de sus novelas y entre tantos de sus "consejos" solapados bajo una historia siempre atrapante, es el verdadero autor intelectual de semejante premisa.  No sé si es una premisa, algo tenía que poner. En fin.  

La cuestión es que lamentablemente el tipo tiene razón. (abajo explico porqué lamentablemente).

Según él, tenemos que intentar abrazar el universo del otro; de ese otro que nos perturba, nos molesta, nos hace la zancadilla en el momento justo o nos hace sentir idiota con honores.  Sin embargo, sentarse a mirar al tipo que te humilla porque sabe que cedes frente a su tamaño o la conventillera que con sus gritos y amenazas inventadas quiere sacar algo de provecho de una situación en la que te han envuelto sin ton ni son... parece tarea para un cura, no para mí, definitivamente.


Y si bien puse arriba que el tipo tiene razón, es porque me ha convencido de ello.  Pero por muy convencida que yo ande por la vida, y acá viene mi lamento, tendría que hacerle leer a cada ulucapatá el librito este, para se proponga abrazar mi lindo universo y dejarme de joder.

Bueno, tengo de estas, 374 páginas con excelentes medidas de seguridad... mental.  A las órdenes, che.

martes, 31 de mayo de 2011

llegando al tercer piso...

Es una frase que vengo usando con todos mis colegas que entran a la tercera decena de años y hasta ahora, nadie me ha preguntado porqué se me ocurre decirlo así, nadie me ha dicho que no entiende a qué me refiero o, en el peor de los casos, nadie de los homenajeados hasta el momento ha leído mis felicitaciones :(

La cuestión es que poner el cero de nuevo para la mayoría es un gran cambio y sin embargo, se han quejado más a los 28 o 29 que ahora que cumplieron 30.  Andá a entenderlos! jajaja, son mis amigos, diría Amaral.

Si bien mis entradas a este blog siempre cuentan una anécdota de mi vida asociada a un hecho puntual que actúa de disparador para escribir de corrido lo que se me viene a la cabeza, esta es especial y seguro hablaré de mí más que en cualquier otra entrada.

Estoy F E L I Z!!!  De cumplir 30.  De llegar a los 30.  De estar feliz de estar feliz.  De haber llegado con mis sueños juveniles realizados.  Digo mis sueños juveniles, porque los seniles todavía no los pienso cumplir.   Me refiero a aquello que planéabamos con mis amigas: qué estudiar, dónde laburar, CASARNOS, ser MAMÁS, ser mujeres plenas y realizadas.  Seguir siendo amigas.

Cuando chica, en el ómnibus, un chofer tenía un calco que decía: 
"Tengo: perro, gato, loro, gallo, suegra, mujer e hijos... PIEDAD!"  A mí me daba gracia.  Ahora pienso que el que hizo ese calco no tendría nada de eso.

Cuando teníamos 17, andábamos en el Chevette azul eléctrico del papá de una amiga, que 2 por 3 nos dejaba a pata en el medio de la costanera... porque se quedaba seco de tanto vueltear con nosotras.  Éramos 5 féminas todas diferentes físicamente, disfrutando de la vida al máximo.  
Y curiosamente, otro chevette (creo que era gris) andaba con otras 5 muchachas... de más de 70!  
Y nosotras siempre decíamos: "Ahí vamos nosotras, dentro de 50 años, jajaaj", matándonos de risa y asombradas de la coincidencia.  De esto hace más de 10.  Hace tiempo que no las vemos más...

Lo único que no cumpliré es aquella promesa que me hice un día de cortarme el pelo a los 30. Ese corte tipo Lady Dí, aunque con más onda.  Creo que tengo que desistir de eso, porque desde los 18 pienso que mi cabeza y mi cara se podrían afinar y vamos en el sentido contrario.  Así que si me ven con el pelo más largo aún, no es que tengo una crisis existencial, es cumplir la promesa al revés y al grito de la moda, jaja.

Y en cuanto al diámetro, el área, el perímetro y el volumen de mi cabeza he comprobado con creces que es como los baldes: cuanto más grande más cosas entran.  No está comprobado científicamente, of course, pero es mi consuelo y me hace sentir más inteligente que yo misma con la cabeza más chica.

Así que bueno, en resumen: CUMPLO 30!  Otra amiga está chocha de que por lo menos, la alcanzo en la decena.  Me faltan 3 años para que Mamá empiece con el tema de que estoy en la edad de Cristo (no tengo idea de porqué jode tanto con eso, pero me va a joder desde las 6 am que nací hasta que cumpla 34).

Lo último amigos: 
Nací el día 6, del mes 6 a las 6 de la mañana.
 666 
Nunca se olviden de con quién están hablando. Por eso y para quien es el gran responsable de mi felicidad, va este video que me sintetiza en parte y los que me conocen bien... sabrán. <3










jueves, 26 de mayo de 2011

ESTUVO Pecha Kucha Night Montevideo 2011

http://www.facebook.com/PechaKuchaMvd
Estuvo buenísimo, espectacular; para uno del interior la valoración es esa.
Estuvo divertido, peculiar, original para lo que se vé por acá.
Estuvo Alicia, la que interrumpieron los aplausos y casi se pasa de los 6.40 minutos de exposición.
Estuvimos nosotros y toda la otra gente que estaba con nosotros.
ESTUVIMOS. 
 QUE SIGA.
FELICITACIONES PECHA KUCHA!
Contra el Fundamentalismo.

domingo, 22 de mayo de 2011

SAUDADE

Tan rico es nuestro idioma, que tiene una palabra para todo.  Por eso es que tanto nos cuesta entender esos idiomas como el inglés, por ejemplo, en el que una sola palabra tiene muchos significados. Y viceversa al cuadrado.
Nos vanagloriamos de nuestra riqueza lingüística y me parece bien, aunque conozco gente que le gusta usar todas las palabras del diccionario sin tener en cuenta si los otros entendemos su diálogo tan rico, obviamente, para dejarnos pensando "qué manga de burros que somos... ¿qué miércoles será la "semiótica"? En fin.

Pero un erro grande que eu acho (disculpen, no sabré explicar semiótica, pero soy secretaria trilingue che, español, inglés y portu... ñol, ja); bueno como venía diciendo encuentro un error grave en nuestra fortuna idiomática... porque portugués se hablará solamente en dos países pero tienen la palabra justa para cuando no encontramos la palabra justa: SAUDADE.
Fue una de las pocas cosas que me acuerdo de aquel curso, además de la profe, que había quedado viuda hacía poquito y nos enseñó con alma y vida el "significado" de este vocablo portugués.

Pero como yo no soy ni portuguesa ni profesora del idioma este, encontré dos personajes que pueden aclarar bien este intrincado.

Saudade... de tantas cosas!

SAUDADE (por Paulo Coelho)

"Varias veces mis amigos argentinos me preguntaron el significado de la palabra "saudade".  "Saudade" es un término portugués que realmente no tiene traducción exacta al español, al menos que yo sepa.Es una verdadera lástima que no la tenga porque describe muchas de las emociones que generalmente no sabemos como expresar. Sería algo así como una cierta nostalgia... pero no exactamente. Puede indicar que uno extraña algo con fuerza, pero tampoco es solamente eso. Entonces cuando me preguntaban el significado de esta palabra realmente no sabía muy bien como responder. 
Hasta que un día llegó a mis manos este pequeño texto de un actor brasilero que me encanta, y que define con maestría todos sus diferentes matices, en la forma que solamente un brasilero podía hacerlo. Y parece hecho especialmente para nosotros, para transmitirnos toda la fuerza de esta maravillosa palabra. 

Besos y 'saudades' para todos!! 

Saudade (Por Miguel Falabella). 

"Agarrarse el dedo con una puerta duele. Golpearse la cara contra el piso, duele. Torcerse el tobillo, duele. Una bofetada, una trompada, un puntapié, duelen. Duele golpearse la cabeza con el borde de la mesa, duele morderse la lengua, una carie y piedras en los riñones también duelen. 
Pero lo que mas duele es la saudade. Saudade de un hermano que vive lejos. Saudade de una cascada de la infancia. Saudade del gusto de una fruta que no se encuentra más. Saudade del papá que murió, del amigo imaginario que nunca existió... Saudade de una ciudad. Saudade de nosotros mismos, cuando vemos que el tiempo no nos perdona. Duelen todas estas saudades. 

Pero la saudade que más duele es la saudade de quien se ama.


Saudade de la piel, del olor, de los besos. Saudade de la presencia, y hasta de la ausencia consentida. Vos podías quedarte en la sala, y ella en el cuarto, sin verse, pero sabiéndose ahí. Vos podías ir para el dentista y ella para la facultad, pero se sabían allí. Vos podías pasar el día sin verla, ella el día sin verte, pero sabían del día de mañana. Pero cuando el amor de uno acaba, o se torna menor, al otro le sobra una saudade que nadie sabe como detener. Saudade es básicamente no saber. No saber más si ella continúa sufriendo en ambientes fríos. No saber si él continúa sin afeitarse por causa de aquella alergia. No saber si ella todavía usa aquella mini. No saber si él fue a la consulta con el dermatólogo como prometió. No saber  si ella se alimentó bien últimamente por causa de esa manía de estar siempre ocupada. Si él estuvo yendo a las clases de inglés, si aprendió a entrar en la Internet y encontrar la página del Diario Oficial. Si ella aprendió a estacionar entre dos coches. Si él continúa prefiriendo la cerveza oscura. Si ella continúa prefiriendo jugo de naranja. Si él continua sonriendo con aquellos ojitos apretados... Si ella sigue bailando de aquella forma enloquecedora... Si él continua cantando tan bien. Si ella continua detestando Mc Donald's. Si él continua amando. Si ella sigue llorando hasta en las comidas. 

Saudade realmente es no saber! 

No saber que hacer con los días que son más largos, no saber como encontrar tareas que detengan el pensamiento, no saber como frenar las lágrimas al escuchar esa música, no saber como vencer el dolor de un silencio... Saudade es no querer saber si ella está con otro, y al mismo tiempo querer. Es no saber si él está feliz, y al mismo tiempo preguntar a todos los amigos por eso... Es no querer saber si él está más flaco, si ella está mas linda. Saudade es nunca más saber de quien se ama, y mismo así doler. Saudade es esto que sentí mientras estaba escribiendo y lo que vos, probablemente, estés sintiendo ahora después de leer... En alguna otra vida, debemos haber hecho algo muy grave para sentir tanta saudade..."

« Última Modificación: Jun 03, 2009, 23:05:50 by PeGaSuS »

miércoles, 4 de mayo de 2011

Karol me devuelve el antón.

En una vieja entrada lo había perdido y declarado falsos beatos a varios... falsos beatos, qué va hacer!  Y no es que escriba llevada por sentimientos arrebolados de última hora, más bien, hay situaciones que me convencen de plasmar acá lo que siempre pensé de las cosas.

Lo del antón perdido fue motivo de discusión por varios flancos y me reservo las razones para no seguir discutiendo, ja.  Igual lo sostengo, no ando cambiando de opinión, cuando mis opiniones se formaron despacito hace tiempo, así que respetemos nuestro corazón.

Pero esta vez el júbilo de volver a sentir ese amor inconmensurable hacia alguien que nunca ví de cerca pero que vivió en mis tiempos; alguien que mis hermanos vieron y nos trajeron una calcomanía que todavía sigue en una ventana de mi casa paterna; alguien que no era mi Papá, pero era mi Papa.

Claro!  El sábado, un diario que observa mucho pero tiene una manga de insuficientes mentales escribiendo, por ejemplo, el que llamó "malograda" a Lady Di, que sin ser santa ni de cerca se abocó a las causas más nobles de la mano de los nobles de las causas humanitarias de este mundo.  Espero que lo de malograda (lo escribió en título y artículo) haya sido una referencia mal puesta sobre su boda, no sobre su persona. Y si lo de la moda le molesta, que se la banque.  Con sus propagandas millonarias de diseñadores también crecía la conciencia en esas cabecitas que se manejan en niveles frívolos. Y ayudaban. En fin.

Este diario en cuestión tuvo el acierto de sacar un dvd sobre la vida de Karol Wojtyła, MI PAPA. El de mi generación. Y en su agonía mucho de ese contenido empezó a difundirse mientras duraba la vigilia de su muerte, pero este compilado muestra de manera enfática cuáles fueron las causas que más le preocupaban a Juan Pablo II:  llevar el amor de Dios por el mundo; luchar contra la guerra; adorar a la mujer y sobretodo, estar cerca de los jóvenes.

"Si estás entre los jóvenes, serás joven". Y se rió.

Así que para mí, aquí hay un Beato de verdad.  Al fin!  


Juan Pablo Segundo te quiere todo el mundo!

martes, 12 de abril de 2011

biblia para ateos

Una gran amiga (que se declara atea, pero podría ser perfectamente la más ejemplar de los creyentes), me envió información acerca de este nuevo libro: The Good Book (El Buen Libro).  Viene siendo como un The God Book que, salvando mi mala gramática in english y porque seguro que lleva un apóstrofe, representaría el libro de Dios más comunmente conocido como la Biblia, pero ésta, ésta es para los a t e o s.

El autor de este libro es un señor bien contemporáneo llamado AC Grayling, docente de la Universidad de Londres, Supernumerario en Oxford, autor de unos cuantos y abultados libros... y ya quedé mareada, porque la filosofía no es mi punto fuerte, ni siquiera me gusta o no me la presentaron debidamente en sociedad. O nunca la entendí. Será por los destrozos que saben hacer algunos profesores del liceo con la cuestión filosófica y cuento: en 5to, estábamos en clase de Filosofía filosofando sobre la escala de valores.  Yo me mantenía callada como hago cuando todos los que gustan de escucharse a sí mismos se escuchan y quienes no le siguen el hilo por distraídos o los lambetean, también los escuchan y asienten con la cabeza como conejo de duracell.  Entonces, la más favorita de la profe alzó su estentórea voz para dejar constancia de que la escala de valores depende de cada uno, es individual, intransferible, inamovible y es tan variada como indivíduos habemos. (¿?)!!!!!
La profe (que ojalá tuviera el 1% de la genética filosófica de Grayling) casi la aplaude, pero para no exagerar se limitó a decirle "sobresaliente!" hasta que la que sobresalió fué mi propia voz iracunda, declarando de la forma más omnipotente que pude, que ¡¿para qué corno la sociedad se rige por una escala de valores, si acá están diciendo que cada quien tiene la suya?!  Me fuí derechito a febrero.

En el asunto del mail que me mando mi amiga  (cuyo nombre significa; "Guerrera, mujer que estremece con la fuerza de un rayo.") decía A CRITERIO DE CADA UNO así, con mayúsculas y estoy segura que ella misma lo escribió.  Y ahí me dí cuenta de que uno puede dejar a criterio de los otros su manera de hacer, pero siempre será juzgado o reconocido por los valores que emplee en la jugada, eh!
Y este libro, El Buen Libro, no hace otra cosa que ratificar -al menos para mí- que todos creen en algo, aunque digan que no es así. Porque voy a estar atenta a las estadísticas, jaja, a ver cuántos ateos se compran su Biblia, para creer que alguien puede decirles cómo vivir, aunque sin interpretaciones arqueoantropológicas, antropoilógicas o lo que venga.

Yo creo.  Creo que todos creemos en algo, en alguien o simplemente, en nosotros mismos.



lunes, 4 de abril de 2011

sin tantita pena...

¿Qué fuerza es aquella que nos empuja a herir y desdeñar en algún punto de una relación a la persona que nos hizo sentir las mariposas en la panza aquel día?  Ni idea.  Los enamoradizos saben lo que se sufre por amor, y los que le hacen pagar el pato a otro, sí que saben hacer sufrir.
Así que tenemos dos familias distintas, que porsupuesto tienen géneros, especies y subespecies.  Pero básicamente están los que sufren y los que hacen sufrir.  Algunos sufrientes luego de derramar más agua que la coca - cola (estoy con el nuevo video de you toube en la retina) se vuelven victimarios y se proponen hacer valer una venganza sin tregua, aunque tengan que seguir llorando.  Y están esos desgraciad@s que después de despedazarte el sábado y reventarlo ell@s, te llaman el domingo a las 8 de la noche a pedir perdón.
¿A quién le hace bien todo este circo?  Ah! yo creo que al ego de alguno nomás.  Después, es toda plata quemada.
Sin embargo, además de la clasificación de más arriba no puedo dejar de hacer otra: la clase que tiene la gente pa´hacerte sufrir.
Hay gente que tiene clase y no hay con qué darle ni cómo defenderse.  Están los que sufren y se lamentan a lo mariachi y los que le dan al taco como los flamencos.  Con los gitanos no me meto porque son fierasos en estas cuestiones.

¿En qué escalón sería mejor estar parado para nuestra salud mental y la de nuestra futura relación armoniosa? (queda claro que la que está en cuestión llegó a los descuentos).
Yo paso, ya estuve en esa escalera y me fuí de traste varias veces: por querer sufrir gratis y por hacer sufrir así nomás, sin tantita pena.


Alejandro les cuenta.  Disfruten.

jueves, 24 de marzo de 2011

escribo, luego siento

Hace más de 12 años, empezó aquella amistad con un "fantástico!" que me dejó pensando: "¿y ésta?".  Ella estaba embarazada de un mes capaz, pero ya se ponía enteritos maternales y se acariciaba la barriga como si estuviera por parir. Por mediados de setiembre nació un hermoso niño, con un hermoso nombre, en un hogar lleno de amor. Y yo, aledaña a ese nidito escribí el mejor poema de mi vida que me salió de un solo saque, cuando me enteré del nacimiento.
Cuando los flamantes papis lo leyeron, no entendían...
Según me dijeron, era tan difícil imaginarse por qué alguien que no era uno de ellos, pudo plasmar en un papel exactamente lo que habían sentido mientras esa semilla germinaba en el vientre de mi amiga. ¿Cómo pude yo, con menos de 20 pirulines, chapoteando novietes y laburando para comprarme por primera vez lo que quería, haber captado la inconmensurable ternura que entendieron en el poema?


Ahora, que hace tres años que soy madre por vez segunda, que chapoteo en la dulce rutina (a veces me mojo los zapatos y me resfrío) y que pienso en el trabajo como una excusa para comprar lo que quieran mis retoños, todavía no he sido capaz de escribirles un solo verso.




Sin embargo, como dice el dicho ese, que un gesto vale más que mil palabras... sólo imaginarse que me las como a besos y sacar la cuenta.



miércoles, 23 de marzo de 2011

de olor a tierra mojada...

Cuando el cielo está púrpura (uno de mis colores favoritos) y el viento empieza a reventar las persianas contra la ventana, diría que es clímax meteorológico que tengo.  Ooops!  Y bueno, uno dice lo que piensa, no che?

El olor a tierra mojada que parece venir de campaña, aunque venga de unas cuadras más allá, me hace saber que la vecina se atormenta, dijo el Chavo, jajaja.  Ese, es el mejor momento de cualquier día que esté por llover.  Ya la lluvia es otro tema.  Te mojás vos, tus pisos, tus trapos de piso y no te queda más nada pa secar... si tenés ropa para lavar: fuiste. Pero la verdadera emoción de esperar la inminente lluvia, es mitigar un poco la pesadez y el sopor que los días previos nos han brindado.  Es la emoción de ver a las alegrías erguirse enhiestas nuevamente después de haberse olvidado uno de regarlas.  Pobrecitas!

http://espanol.weather.com/weather/10day-Paysandu-UYXX0017

No me gusta la lluvia, pero sí el juego previo; el de las nubes arremolinadas, los cúmulus nimbus, los cirros y... los otros que no me acuerdo.  Sentir que el aire se perfuma y se refresca y hace lo mismo con nosotros y nuestros ánimos.  También es cierto que puede arruinar nuestros planes de salida, de cumpleaños -ni me hablen del 25, 100% de probabilidades de lluvia y es el cumple de mi pequeña que pensábamos hacerlo al aire libre- o cualquier otra actividad que no sea quedarse con un mate mirando llover.


Si fuera pintora, pintaría puras tormentas campestres.  Pero esto es una tarea que hace muy bien mi Comadre artista.  Así que con lo que puedo quedarme es con una foto de autoría familiar que bien podria constituírse en un cuadro.

Mientras escribo esta entrada, el cielo está cada vez más plomizo y yo y mi relato no pueden ser más parecidos a los "relatos de un caminante".


Y como no encontré el video de Amanecer Campero de donde saqué el título, ahí los dejo con algo más moderno y fashion.



lunes, 21 de marzo de 2011

ya no tengo antón

"Se me fué, estropeando todas las buenas prácticas orales, escritas, protocolares y otras.  Puede volver, pero por ahora, la naturaleza diligente, cuidadosa y emotiva, original e intelectual, que gusta de los modales distinguidos y ama lo posible y lo imposible, por ahora está de licencia.

¿Qué hizo que se escapara por mi orejas en forma de humo y no volviera enseguida?
Ese debió ser mi nombre durante mucho tiempo... y sin embargo hoy debería ser Eloísa u otro que signifique que uno se siente en pie de guerra."

¿Cuánto tiene que aguantar un ser humano básicamente racional hasta estallar en mil pedazos su paciencia y sentir que quienes tienen que apoyarlo en momentos lindos, feos o mediocres de la vida, son los que menos aparecen?

Nos vanagloriamos del celular, el msn, el face, el skype: Ah! sí, hablamos o hablamos!  Bah!  Puras promesas, palabras vacías.

¿Falsos beatos?  Sí, una gran cantidad se cuentan en nuestras iglesias, familias y círculos amistosos. Predican el amor, la tolerancia, la generosidad, etc, etc, todos valores que, al parecer, en algún lugar de su disco duro se encuentran y están perfectamente programados para aflorar cuando los demás miran.  Pero puertas adentro, hacen que el antón se nos vaya por las ramas...

jueves, 17 de marzo de 2011

ovo lacto vege

OPI Santa Cruz
Recién leo el correo de una amiga, gnóstica y vegetariana ella.  Habla del sufrimiento que experimentan los animales en su calvario llamado matadero, donde hay olor a sangre y a muerte.  Y leo.  Y estoy de acuerdo.  Y me apiado de los animales tanto, que la idea de dejar de consumir productos derivados de una muerte premeditada, velada, esperada y calculada se me cruza por la mente.  Por dos segundos. Si tuviera que sustituír mi plan alimentario familiar que se lleva a cabo bastante bien (con algunas excepciones, claro está) donde tengo:

Churrasquito magro el lunes.  Pescado el martes, aunque la última vez que compré estaba tan embebido en cloro que casi voy a la urgencia y lo pero es que ese bocado que me comí iba destinado a la más pequeña de la casa. Sigo con el pollo sin piel  los jueves y los sábados y por ahí alguna pasta (ravioles de jamón y queso).  En fin.  Todo esto acompañado de la verdura que combina bien con aquello, no vayamos a combinar mal porque engordamos, etc.  Y agreguemos que mis retoños son totalmente carnívoros, independientemente del color de la carne.
Entonces, me doy cuenta que tengo que hacer muchas, muchísimas modificaciones para que la piedad que me embarga se plasme en un nuevo plan alimentario.
Peligro: ambigüedad de sentimientos.   Espero no empezar a llorar y pedir perdón cada vez que corte un pedazo de asado!
Y también espero contar por última vez aquí, la vez que en un cumpleaños de mis niñas una pequeña invitada (hija de gnósticos y vegetarianos muy queridos y respetados) me preguntó cuando le ofrecí una empanada:

Niña
 -"¿De qué es?"

Yo (ya complicada porque sabía la respuesta): 
- "Ah! esta es de queso... y un pedaciiiiito de jamón..."

Niña: 
-"Ahhhh...  Y para hacer ese jamón, ¿mataron al animal?"

Yo: 
        ¡Plop!  como Condorito.






Después de leer este mail, años después de aquella pregunta, entiendo.